Amplio seguimiento en el segundo de los días de huelga convocados para esta semana por ELA, STEILAS, CCOO, LAB y UGT en los centros de Iniciativa Social

Si las reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores siguen sin respuesta significativa no nos dejaran otro camino más que seguir con la movilización

El segundo día de huelga de esta semana (siete, si se incluyen los realizados desde el curso pasado) en los centros educativos de Iniciativa Social ha tenido una respuesta muy amplia, de entre el 60% y el 65%. Más de 9.000 personas están llamadas a secundar los cuatro días de huelga de esta semana en el sector; son alrededor del 70% de los centros escolares concertados en la CAPV, que enseñan a unos 120.000 alumnos y alumnas.

El convenio que se aplica al personal que trabaja en estos centros está parado, sin renovar, desde hace casi diez años, y la pérdida de poder adquisitivo acumulada supera el 10%. La actualización pedagógica, la digitalización y la innovación educativa ha sido asumida íntegramente por las trabajadoras y trabajadores, lo que ha incrementado las cargas de trabajo hasta niveles insoportables. Algunos colectivos del sector (especialistas de apoyo educativo y personal del primer ciclo de infantil) se han ampliado en los últimos años, pero también ha aumentado la precariedad; estos son precisamente los sectores más feminizados y con peores condiciones de trabajo. Por ello es ineludible acometer la mejora de esta situación. La caída de la tasa de natalidad ha tenido efecto en estos centros escolares; en los primeros cursos de infantil empieza a haber despidos. Por otra parte, también va en aumento la subcontratación de servicios, lo que ha acarreado la precarización de algunos coletivos; la equiparación de docentes de ESO-1 y ESO-2 no se ha llevado a cabo aún, y es necesario, además, regular mejor la Formación Profesional.

Los objetivos de la huelga son claros y conocidos: recuperación y mejora de las condiciones de trabajo del sector; estamos convencidas de que esas mejoras tendrán un efecto inmediato en la calidad educativa que se ofrece en nuestros centros escolares.

Sin embargo, las patronales no están actuando con la responsabilidad que debería caracterizarlas. Hace ya un año, en noviembre de 2017, tras once reuniones estériles, los sindicatos decidimos dejar de asistir a la mesa de negociación y emprender movilizaciones. Tras un año y siete jornadas de huelga, la propuesta que nos han hecho llegar no supone avances significativos respecto de la del año pasado: No hay ninguna medida para aliviar las cargas de trabajo de profesores y profesoras. En cuanto al empleo, siguen sin ofrecer garantías de re colocación ante los despidos que puedan producirse por el cierre de aulas. En salarios apenas hay modificaciones; deja fuera de la oferta a algunos colectivos, los más feminizados y precarios, que sufren en mayor medida la brecha salarial; es el caso de las especialistas de apoyo educativo, y sigue estando muy alejada de la recuperación del poder adquisitivo perdido, incluso supone seguir ahondando en esa pérdida. En cuanto a las condiciones ofrecidas para el personal de primer ciclo de Infantil y las especialistas de apoyo educativo no hay avance alguno, en la medida en que el planteamiento sobre horas complementarias y reducción de jornada casi apenas redundará en la mejora de sus condiciones laborales. Está claro que en lugar de empezar a negociar de buena fe han tratado de desactivar las huelgas, y no tanto de responder a las reivindicaciones laborales.

Hemos forzado a moverse a las patronales con una potente dinámica de movilizaciones y huelgas, pero las personas que trabajan en el sector han visto claramente que las propuestas patronales siguen alejadas de las reivindicaciones recogidas en la plataforma conjunta.

Los sindicatos ELA, STEILAS, CCOO, LAB y UGT reclamamos a las patronales de Iniciativa Social que asuman la responsabilidad que tienen con las condiciones de las personas que trabajan en el sector, dejen de hacer propuestas sin contenidos sustanciales y se centren en dar respuesta a las reivindicaciones planteadas. Por otra parte, en la medida en que ha decidido mantener el sistema educativo actual, el Gobierno Vasco también tiene cierta responsabilidad hacia las condiciones de trabajo en el sector, y debe tener un papel en este conflicto.

Por último, animamos a la gente que trabaja en los centros de Iniciativa Social a participar en los cuatro días de huelga de esta semana y en las concentraciones y manifestaciones convocadas.

Euskal Herria, 28 de noviembre de 2018

2018-11-28T13:52:28+00:0028 noviembre 2018|CAPV, Noticias, Privada CAPV|

Leave A Comment