Los y las representantes de los trabajadores y las trabajadoras convocamos para el próximo 2 de octubre una nueva  movilización por un curso escolar presencial seguro y consensuado

Por encima de los intentos del Gobierno de entorpecer la huelga y movilizaciones, la huelga convocada por los sindicatos con representación en la Educación en la CAV para el 15 de septiembre y las movilizaciones organizadas para ese día tuvieron un respaldo muy amplio. En total, el 70% de quienes podían acogerse a la huelga salió, y otros tantos, que tuvieron que cumplir los servicios mínimos impuestos mostraron su apoyo a la misma. En las manifestaciones que organizamos en las tres capitales vascas para ese día, nos reunimos miles de trabajadores y trabajadoras. Las asociaciones de familias de muchos centros educativos locales y numerosos movimientos de estudiantes también apoyaron la jornada de huelga y organizaron movilizaciones.

Ese día la comunidad educativa quiso trasladar un claro mensaje de interpelación al Departamento de Educación de la CAV,  solicitando medidas y recursos para garantizar un curso escolar presencial seguro y consensuado. Ha pasado más de una semana desde el día de la huelga, y aunque tanto el consejero de Educación como el nuevo portavoz del Gobierno Vasco manifestaron públicamente su intención de interlocución y relación permanente con los sindicatos, hoy por hoy los sindicatos de educación seguimos sin tener ninguna noticia del Departamento de Educación, no tenemos ninguna
interlocución ni se ha reunido con nosotras.

Lamentablemente, esto nos ratifica en las conclusiones que sacamos de las reuniones bilaterales celebradas en vísperas de la huelga con el nuevo consejero: por un lado, que seguimos sin planificación por parte del Departamento de Educación en cuanto a criterios comunes para garantizar la salud y la educación, medidas adicionales y previsiones de recursos, cuyos ejemplos más claros son las movilizaciones locales que se están llevando a cabo en las distintas escuelas; y por otro lado, que las posteriores declaraciones tanto del Consejero como del propio Lehendakari, así como la publicación tardía y abusiva de servicios mínimos excesivos, para, entre otros, el personal de limpieza, el personal educador de atención de necesidades especiales o las
pequeñas escuelas infantiles vulnerando el derecho a la huelga, solo fue un intento de invisibilización y desactivación de la movilización, la huelga, y los problemas que se querían denunciar y destapar a traves de ellas.

Mientras tanto, el número de aulas confinadas en nuestras escuelas va en aumento y ya empiezan a aflorar casos de transmisión dentro de la escuela. Si el Departamento de Educación no planifica los recursos necesarios para garantizar las medidas sanitarias, y si no los hace llegar y poner en marcha lo antes posible los problemas de transmisión irán en aumento en nuestros centros educativos.

Nuestras demandas son claras: descenso de ratios y aumento de plantillas en todos los colectivos de trabajadoras y  trabajadores, personal de limpieza, de cocina, educadoras de infantil 0-3, especialistas en atención de necesidades especiales, monitoras y monitores de comedor y transporte y profesorado; que los Equipamientos de Protección Individual EPIs recogidos en el protocolo estén en los centros escolares, especialmente en el caso de las especialistas y educadoras de necesidades educativas especiales que mantienen relaciones de proximidad; que las aulas tengan una distancia de 3m2 y 1,5 metros por persona, con un número entre 10 y 15 alumnos y alumnas, grupos más pequeños en el ciclo 0-3; aprovechar otros edificios y espacios naturales en las escuelas en las que no haya espacio; poner medidas y recursos para reducir la brecha social, pedagógica, tecnológica y de euskara; garantizar el servicio de comedor para todo el alumnado que lo precise; adaptar y reducir el currículo, teniendo en cuenta también las necesidades emocionales del alumnado; establecer medidas para proteger a los trabajadores y trabajadoras en situaciones de vulnerabilidad y sensibilidad; y conceder permisos retribuidos de
conciliación.

Desde el comienzo del curso, la comunidad educativa está manifestando y denunciando su preocupación, su enfado y su inquietud. Han sido numerosas las iniciativas que se han puesto en marcha en los últimos días para sacar a la luz los problemas de los diferentes centros educativos y colectivos, como concentraciones, declaraciones públicas, tuperradas, comedores callejeros improvisados o dimisiones de equipos directivos. Ante estas iniciativas y movilizaciones, aunque de forma parcial y limitada, el Departamento de Educación se ha visto obligado a dar algunas respuestas limitadas. Este es el camino para que el Departamento de Educación se vea obligado a poner sobre la mesa una planificación integral con criterios comunes y los recursos necesarios.

Por todo ello, los sindicatos volvemos a convocar a todas y cada uno de los trabajadores de Educación a movilizarse a favor de un curso presencial seguro y consensuado, animándoles a participar en las manifestaciones que organizaremos el próximo 2 de octubre a las 18.00 en las tres capitales. Al mismo tiempo, queremos invitar al resto de agentes educativos a participar en
estas manifestaciones.

En Euskal Herria, a 23 de septiembre de 2020