El curso 2020-2021 no ha empezado mejor en el Consorcio Haurreskolak. Además de la deficiente y poco transparente gestión que está llevando a cabo la gerencia (incluyendo decisiones fuera de las normativas propias), hemos sufrido un descenso de más de 800 niños en la matriculación (el mayor desde que abrió la red) y seguimos recibiendo bajas en las matriculaciones a diario. Estamos sufriendo las enormes concecuencias del confinamiento de manera notable en las haurreskolak, y la gestión del Consorcio Haurreskolak y del Departamento de Educación está siendo denunciable.

El año pasado, además de retrasar el plazo de matriculación del curso 2020-2021, no se impulsó ninguna campaña de matriculación en ningún medio. Ante esta situación, mientras se niegan recursos a la red pública de haurreskolak, ¿qué va a hacer la Administración? ¿Va a volver a dar este año a los centros privados que ofrecen la etapa 0-3 los 27 millones de € que les ha ofrecido en los últimos cursos? Cuando la Administración está limitando más que nunca el presupuesto del Consorcio Haurreskolak (público), ¿cómo va a actuar el nuevo Departamento de Educación de Jokin Bildarratz?

En STEILAS nos parece que el EAJ-PNV y el PSE hace tiempo que tomaron una decisión: impulsar una política educativa privatizadora. Por eso cuestionamos también que tengan voluntad y capacidad de tomar decisiones para apoyar el modelo público de haurreskola. En el mismo sentido, cuestionamos la actuación de la nueva gerente del Consorcio Haurreskolak, Zorione Etxezarraga, que llegó en enero para aplicar la misma política. La gestión de estas últimas semanas no ha hecho más que confirmarlo.

No podemos permitir sin ninguna reflexión una situación así. No podemos seguir viendo cómo se malgasta el dinero público en un sistema educativo clasista que segrega a la sociedad vasca. Por el deseo (no derecho) de quienes quieren recibir una educación diferenciada, debemos decir alto y claro que esta división de la sociedad se está dando.

El Consorcio Haurreskolak necesita aumentar su presupuesto para seguir prestando un servicio de calidad como hasta ahora. Necesita políticas educativas valientes que se atrevan a apoyar el modelo público de educación sin complejos ni miedos. Que se atrevan a cuestionar las subvenciones que se destinan a centros privados y a pedir más inversiones para el modelo público. Si no las hay, la Educación Pública Vasca quedará tocada.

En el sindicato STEILAS tenemos claro que el futuro del Consorcio Haurreskolak se basará sobre todo en 2 elementos principales: su integración y gratuidad. Integración plena en el Sistema Educativo Vasco. Porque también somos Educación. Hay que dejar atrás el modelo gerencial de empresa, y debe ser gratuito: el excluyente y elitista sistema de cuotas ha dejado fuera del derecho al servicio a miles de familias desde 2003, y una sociedad que pone en el centro el cuidado de la vida no puede asumir esta injusticia. La gratuidad es pura voluntad política; como el hecho de mantener la situación tal y como está en base a intereses y/o presiones diferentes. Nosotras queremos que la voluntad de las políticas públicas sea apoyar, fortalecer y visibilizar el modelo público, ¿tú?