Identidad

TRIPTICO NORTUK GARA

Nuestro proyecto no es de ahora. Llevamos 30 años trabajando pues nuestro origen se remonta a la década de los 70. Durante aquellos años, el movimiento de las trabajadoras y trabajadores de la enseñanza era muy fuerte y como otros muchos sectores estaba organizado en asambleas, representantes de centros. De aquel movimiento surgió el sindicato STEE-EILAS, el cual reúne hoy en día a trabajadoras y trabajadores de todos los niveles educativos de Hego Euskal Herria, docentes y no docentes, desde Educación Infantil hasta la Universidad.

Nacimos reivindicando la Euskal Eskola Publikoa y continuamos luchando por lograr que la red pública sea la columna vertebral de un sistema educativo, ajustado a la realidad de Euskal Herria. Exigimos un sistema público fuerte tanto cuantitativa como cualitativamente. Aunque soplen vientos contrarios que apuestan por modelos privatizadores y clasistas o que buscan la uniformización estatal, seguimos comprometidos por unir lo público y lo vasco, porque para nosotros y nosotras son dos caras de la misma moneda.

Defendemos una escuela inclusiva, de todos y todas, que se enfrente a las desigualdades sociales y limitaciones personales (físicas, psíquicas…) tratando de compensarlas. Esa pluralidad cada vez tiene más sentido en una Euskal Herria que recibe a millares de personas inmigrantes cada año. Dicho fenómeno lo percibimos como enriquecedor para ambas partes. Por eso, entendemos que la escuela debe garantizar la igualdad de oportunidades frente a la desigualdad de origen, la compensación de las diferencias frente a la segregación, la solidaridad frente al individualismo, la cooperación y el trabajo en equipo frente a la competitividad, la coeducación frente al sexismo y en definitiva, el desarrollo integral de personas críticas frente a una mera capacitación académica o profesional.

La educación debe ser de calidad, capaz de responder a las demandas de una sociedad moderna. Denunciamos continuamente la falta de recursos suficientes porque nos parece imprescindible aumentar el gasto educativo a través de una implicación más directa de la Administración. Sólo de esa manera conseguiremos un sistema educativo integral, laico, euskaldun, gratuito desde los 0 años, coeducativo, solidario, participativo y que haga suyo el pluralismo de la sociedad vasca.

Nuestra implicación en el movimiento de recuperación y defensa del euskara ha sido y sigue siendo muy fuerte, impulsando, paralelamente, el reciclaje lingüístico del profesorado. A nuestro entender, la escuela debe garantizar la euskaldunización en favor de un futuro de igualdad de oportunidades y cohesión social. En este proceso de normalización y vertebración social, mediante el establecimiento de planes flexibles de inmersión lingüística, debemos caminar hacia la superación del sistema de modelos.

Somos un sindicato nacional -STEE-EILAS está implantado en los cuatro territorios del Sur de Euskal Herria- que reivindica el derecho a decidir nuestro futuro como pueblo, de manera democrática y sin ingerencias, teniendo en cuenta las realidades existentes en Euskal Herria. Nada ni nadie puede ser freno a la voluntad popular. Una sociedad de mil y un colores podría ser enriquecedora con unos mínimos valores compartidos y unas reglas de juego aceptadas por mayorías y minorías. Porque todas las personas, todas las ideas y todos los proyectos no sólo son legítimos sino también válidos y necesarios.

La pluralidad, tanto ideológica como con relación al sentimiento nacional, ha sido otra de nuestras señas de identidad. Sin dogmas, para decidir posturas intentamos basarnos en valores comunes. Con diálogo y puntos de vista no cerrados, es posible superar las diferencias. Y esa puede ser una importante aportación a la sociedad vasca.

STEE-EILAS viene defendiendo que el conflicto que sufre nuestro pueblo tiene unas raíces históricas de carácter político y que el diálogo sin condiciones previas ni exclusiones es el camino para su resolución. Así mismo, consideramos que la defensa de los derechos humanos para todos y todas, el rechazo a la violencia y el respeto a la voluntad democrática de la sociedad vasca constituyen las claves para conseguir la paz y la normalización política.

Somos un sindicato del ámbito educativo y defendemos los derechos laborales y las condiciones de trabajo adecuadas de quienes trabajan en dicho sector. La lucha que venimos desarrollando contra la precariedad, en favor de la estabilidad, o el reparto del empleo y la salud laboral o la igualdad muestran cuáles son nuestras prioridades.

Pero no queremos quedarnos ahí, porque nuestra vocación es estar siempre junto a los desfavorecidos y marginados de la sociedad: salario social, reparto de riqueza, derecho a una vivienda digna, sistema de dependencia, desarrollo sostenible. Participamos junto con los movimientos sociales (feminismo, internacionalismo, ecologismo…) en la denuncia y la movilización ante las injusticias, al tiempo que cooperamos en los proyectos que trabajan por la igualdad y la solidaridad. Creemos en la necesidad de una transformación social en la línea de lo planteado por el movimiento antiglobalización, porque pensamos que “Otro mundo sí es posible”.

Nuestro modelo sindical está basado en el movimiento asambleario y tomamos nuestras decisiones soberanamente, por eso no aceptamos el sindicalismo autoritario y burocrático.

 

A lo largo de estos 30 años, en STEE-EILAS hemos tratado y seguimos empeñados en ello, en ser un punto de encuentro de los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, donde compartir inquietud, ilusión, rebeldía, debate, trabajo y movilización contra la desigualdad, la injusticia y la involución política y social, en defensa de la Euskal Eskola Publikoa, en el marco de una Euskal Herria más justa, más solidaria, más democrática y más libre.

Así somos y así queremos ser…